“La conjura de los sabios”

En 1981 fue galardonado con el Premio Pulitzer una novela de Jhon Kennedy Toole escrita en 1962 y titulada póstumamente como “La conjura de los necios”. Según Wikipedia: El título es una referencia a una cita de uno de los clásicos de la sátira, Jonathan Swift: “Cuando un verdadero genio aparece en el mundo, lo reconoceréis por este signo: todos los necios se conjuran contra él”. En Alhaurín de la Torre los necios todavía no se han conjurado contra nadie, porque el genio verdadero está todavía por aparecer. Pero movimientos aunque no verlos hailos, como las meigas gallegas. Alhaurín.com ha hecho una encuesta y el 55% de los encuestados admite la necesidad de un partido político nuevo e independiente frente a un 30% que no lo quiere y un 15% que se la refanfinfla. La encuesta no es muy ortodoxa ni significativa en sí misma, pero puede dar una idea de por dónde van los tiros. En Alhaurín, el Partido Popular está cansado, con un líder agotado incluso física y emocionalmente por los lustros que lleva en el gobierno que eso no hay quien lo resista y que un día va a pegar un petardazo en forma de ataque al corazón ó embolia cerebral y si no al tiempo. Ello sin contar con el gran problema del PP en nuestro pueblo: que está regido por personas cuya ideología está bastante apartada del PP, con un origen curiosamente “independiente” por todos conocido. El PSOE todavía está lamiéndose las heridas del abandono forzoso de Roque y la desubicación de los actuales concejales que están huérfanos de ideología e ideas claras. Izquierda Unida es el más centrado, lo que no implica un cierto aire de inestabilidad a dos años vista. UPyD es UPyD. Amén. ¡Y no hay más!. Por ahora…
En los comentarios del blog se dice, se rumorea, la existencia de un movimiento de sabios que propugnarían la aparición de un partido independiente cara a las próximas elecciones municipales de 2011. Sería como la “conjura de los necios” pero al revés. Osea, un mogollón de “sabios” auparían a un necio ó varios necios hasta los sillónes municipales. Los sabios ya están medrando. Pero faltaría en necio ó los necios que ocuparan la cúspide de la pirámide de la sapiencia. Y eso no es fácil, porque ningún sabio que se precie se colocaría nunca en tamaño disparadero. Es decir que tenemos las ganas del nuevo partido, véase Alhaurín.com, la motivación para su casi segura creación, y el miedo de los partidos establecidos a que la aventura cuaje. La ley D´Hont finalmente pasa factura con estos partidillos cambiando las tornas por unas pocas papeletas residuales. Que se lo digan si no a IU y su tercer concejal rasposo en las últimas elecciones.
Pero falta el que sería el “necio” en esta conjura de sabios. Y este personaje no ha sacado aún el cuello ni la cabeza. Luis Bravo disparando a voleo llega a señalar con el dedo a Roque Manchado como impulsor de la idea. Incluso algún despistado lanza la idea peregrina de que yo mismo, Juan Carlos Sanz de Ayala, esté detrás de este nacimiento intelectual, quizás dolido (?) por mi corta estancia política en las filas de UPyD de la cual me marché y punto pelota. Otro personaje del que se llegó a hablar con contundencia fue Juan Manuel Mancebo Fuertes, que sí llegó a insinuar la conveniencia de crear un nuevo partido político en respuesta a una pregunta que le hicieron en Alhaurín.com.
¿Cómo sería este partido independiente?. Pues parace que en primer lugar y como su nombre indica, independiente. Es decir, independiente de los partidos nacionales que copan la política municipal con personas ajenas a su ideario ó demasiado dependientes de sus políticas partidistas provinciales, regionales y nacionales. Lo importante no es el pueblo, sino lo que el supra-partido crea que debe hacerse en el pueblo para seguir mandando en él. Y ello desvirtúa mucho las políticas a nivel municipal. En segundo lugar, parace que debe ser un partido integrado por personas que no necesiten de la política para seguir subsistiendo, que no vean la política como un medio más que como un fin en sí misma. Con un ideario claro y contundente: el bien del pueblo por encima del bien particular arrancando de cuajo las rémoras que nadan al lado y las garrapatas que chupan del Sistema como método de subsistencia. Un grupo de gente preparada. Un equipo de trabajo con capacidad de estructuración, de asimilación de problemas para su resolución recurriendo a los medios de que se dispone optimizándolos hasta conseguir su pleno funcionamiento. Un grupo de gente que inspire confianza, a los que los lectores les comprarían un coche de segunda mano sin titubear. Un equipo capaz de entusiasmar de nuevo a los votantes que ahora votan por inercia ó secillamente ni siquiera votan, que es en Alhaurín un porcentaje muy alto dada la condición de ciudad-dormitorio en la que nos ha convertido nuestro alcalde. Una ciudad-dormitorio donde la política la juega un grupo reducido de Poder económico y político que no entusiasma a la mayoría silenciosa que está todavía por hablar. El nuevo partido lo debe constituir un grupo de personas entusiastas que sean capaces de despertar esa masa silenciosa poniendo el actual panorama político patas arriba.
No creo que el “necio” sea ninguno de los tres mencionados anteriormente. Desde luego de mí, olvidaros. Bastante tengo con seguir viviendo de dos en dos días, de diálisis en diálisis, sin saber si habrá continuidad durante mucho tiempo. Pero si queréis mi opinión personal, soy partidario de este grupo de trabajo. En su momento creí que una opción nacional nueva sería interesante y la apoyé. Pero falló y tuve que salir dejando muchos amigos dentro. Creo firmemente que existe una masa intelectual suficiente como para montar un grupo de trabajo totalmente diferente a lo que ahora existe. Una nueva opción para la gente que no se ve reflejada en los partidos existentes en la actualidad.
Luis Bravo también cree en una opción diferente al ser incluso capaz de ponerle ya una cabeza y un nombre: Roque Manchado. Bueno, él sabrá por qué lo hace. Mi amigo Federico Ortega de Alhaurín.com no hace más que preguntarme por el nuevo partido creyendo que yo se más que él. Siento desilusionarte, Federico, pero yo conozco sólo los palos el sombrajo que podrían sostener la nueva opción. Falta el sombrajo, que se compone de pequeños palitroques recogidos por aquí y por allá. Un par de cafelitos y ¡sombrajo montado!. De algún modo hay que empezar. ¿Alguien se apunta?
Una opción capaz de aglutinar el voto silencioso, el voto de los barrios, el voto de las urbanizaciones, el voto de los extranjeros…
Publicado por a las 5:06 pm