“Los árboles también lloran” ó…
“Aquí te arranco por cojones”

No voy a escribir mucho. Estuve ayer y he estado hoy en Pinos de Alhauín, donde están cortando, talando y arrancando árboles treintañeros en el peor de los momentos: en pleno verano y cuando más actividad savial tienen los ejemplares. No voy a entrar hoy en el tema de su trasplante. Sólo quiero decirles que lo que están haciendo allí es una escabechina que no la entienden ni los obreros que trabajan en ella. Mucho menos los que pasaban por allí en coche y andando cuyos improperios mejor no colocarlos aquí. ¿Por qué los arrancan y ahora?. Muchos dicen que por cojones, que dirían en Pamplona. Por las 1.500 firmas en copntra que se presentaron en su día, que a los dictadores no les gustan un pelo, y que le costó al PP un concejal menos a costa de los puñeteros arbolitos. Y eso, en una dictadura, se paga. Muy caro: “¡Arrasen con todo!” dijeron. Amen.

Dejaron el árbol de la foto como si a ti te cortaran los brazos y las piernas. Y por un brazo, ó una pierna, salió un líquido blancuzco que fue chorreando en el corte limpio como churrupitos, mientras por los bordes caían al suelo lagrimones de savia blanca de un árbol agonizante.
¿Gritan los árboles?. Hay quien dice que sí. Me imagino los alaridos de los que les están cortando los brazos y piernas y el horror de los que están al lado a punto de ser masacrados. Espero que esta teoría sea incierta. ¿A qué bobo se le ha ocurrido cortarlos en pleno verano?. Alguien debería dimitir, aunque esto les cause risa. ¡Qué sucia y rastrera es la política!.
Publicado por a las 2:11 pm