“La creación de un partido independiente del pueblo es ante todo un reto perfectamente democrático”

Hace unos días, Juan Carlos me sugirió que realizara un comentario expresando en él mi opinión sobre la posibilidad de creación de un partido independiente en Alhaurín de la Torre.

Es verdad que se oye y se comenta que existe la necesidad de un cambio en las formas y modos políticos existentes en la localidad. Hay cansancio de críticas, la mayoría destructivas. Hay falta de concienciación social, de mejora de servicios comunes, de hacer del ayuntamiento la casa de todos, y no la mansión de unos pocos. Este aire de “terral” de un continuado calor sofocante provoca en el ciudadano la necesidad de respirar un aire fresco y saludable. Como diría Antonio Machado, “En política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire; jamás quien pretende que sople el aire donde pone la vela”.

Antes que nada me atrevería a comentar los posibles inconvenientes de una formación política de carácter independiente del pueblo.
A.- Dificultad económica y de medios técnicos y humanos para llevar a buen fin el proyecto.
B.- Indefinición sobre la política nacional, y autonómica.
C.- Limitación de la consecución de resultados generales, al no contar con el apoyo de los partidos gobernantes, concretamente en la Diputación, lo que impediría poder participar de la distribución económica de ayudas en proyectos y obras.

Por el contrario un partido independiente goza siempre de un localismo propio, lo que le capacitaría para centrarse sólo y exclusivamente en los problemas locales, acercándose de manera especial al ciudadano. Esto es también propio del resto de formaciones. Sólo en el caso de que esto no ocurriera, el vacío social creado lo ocuparían los partidos independientes como respuesta clara a esta orfandad política.

Un partido de índole nacional y una formación localista son como es normal distintos en su estructura y forma; sin embargo pueden ser complementarios ya que subsisten sin ningún tipo de problemas en cualquier tipo de ordenamiento constitucional democrático.
Básicamente, para mi, la creación de un partido independiente del pueblo es ante todo un reto, pero un reto perfectamente democrático dentro del abanico de posibilidades con la que cuenta el ciudadano para ejercer su voto, y es éste en definitiva el que otorgará su confianza a cualquiera de los partidos existentes, incluido evidentemente uno de tipo local.

Mari Carmen Cara.

Publicado por a las 9:53 am