“La independencia como tal no existe”

Como otros personajes de la política y la cultura laurinos, José Manuel de Molina ha tenido la amabilidad de escribir un folio sobre la creación del supuesto nuevo partido independiente, con una noticia un tanto sorprendente: ¡Puede que haya más de uno!. Curioso…

“Que nazca un partido político siempre es una buena noticia, aunque éste se desvirtúe con el tiempo. Pese a ello y pensando en una agrupación de electores ideal, se me ocurren varias cuestiones.
En primer lugar, ¿es necesario?. Tenemos tres partidos con representación municipal y uno más que aspira a serlo. Ahora se presentaría un partido independiente del que aún no sabemos quiénes lo conformarán. Tampoco sería extraño que se presentara algún otro partido local más y por supuesto no olvidemos un partido andalucista se llame como se llame. Así tendríamos 6 o 7 candidaturas en las elecciones de 2011, pero no importa el número sino lo que puedan aportar a las elecciones. En este sentido el grupo independiente apuntará la consabida “participación ciudadana” como uno de sus valores, pero, ahí está el mal actual de nuestra democracia, no hay participación de los vecinos, somos una masa más o menos desmotivada de la que un 60% va a votar y ese gesto es el único compromiso público que hacen en todo el año, siendo el resto en su gran mayoría, consumidores anodinos y conformistas.
Por ello si el partido independiente logra que haya más gente preocupada en fiscalizar lo que hacen los políticos, nuevas personas que vean la importancia de intervenir en la cuestión pública y de que nos rindan cuentas los gobernantes, entonces no sólo será necesario, sino de agradecer que alguien lo haya logrado aún con un centenar de personas.
Segunda cuestión. ¿Hay lugar para más ideologías?. Ciertamente no, todo está inventado en este campo por lo que este partido venderá la idea de no pertenencia a ningún bloque o ideología tradicional entendiendo como tales las de derecha, izquierda, socialismo, comunismo, andalucismo, … Creo que insistirá en lo que quieren escuchar los electores, por ejemplo cuidado del medio ambiente, cultura, buena administración y finanzas, etc. Pero en mi opinión, esto no se puede hacer de cualquier manera. La independencia como tal no existe. Todos nos debemos a algo o alguien, sea familia, patrón, salud, dinero, poder, … Para un partido es necesario un fundamento, una base ideológica, incluso un principio si quieren espiritual, pues aunque hay muchas cuestiones que se resuelven con sentido común, al final todos tenemos un poso, una educación, una experiencia, que queramos nosotros o no, otros calificarán de izquierdas o derechas, así que me gustaría saber a qué atenerme con este partido antes de ir a votarle, aunque después la práctica política no tenga nada que ver con su teórica inspiración.
Tercera y última para no alargarme más. ¿Quién o quiénes están detrás?. No me refiero a grupos de presión, empresas o colectivo con intereses legítimos o ilegítimos, porque no quiero pensar en un partido independiente manipulado. Me refiero a que en las elecciones municipales se vota al candidato, a la persona. Votamos para alcalde al primero de una lista y vemos a quiénes más conocemos del resto de la candidatura. Si en este partido independiente no hay un buen candidato, si la gente que van con él no son conocidas, no tienen implicación en la vida social de Alhaurín de la Torre y no soy capaz de identificarme con ellos, o lo que es peor, me causan rechazo, de nada valdrá todo lo anterior porque está condenado a no tener representación o a ser un partido bisagra que termine más pronto que tarde engullido por un partido mayor. Recuerdo que somos una sociedad poco participativa y a los que nos mojamos trabajando por lo que creemos ya nos han etiquetado, así que será difícil este empeño de buscar buena gente.
Por si fuera poco el sistema electoral español es injusto, diseñado para favorecer a los partidos mayoritarios en detrimento de las minorías. Es necesario obtener al menos el 5% de los votos para lograr entrar en el reparto de concejales. Si no se obtienen sus votos se pierden y se inicia la adjudicación de ediles beneficiándose el que ha obtenido más votos. Además son listas obligadas, no permiten que votemos personas de diferentes candidaturas. Votamos una lista cerrada donde raras veces sus componentes están allí por méritos propios, demasiadas veces están los hijos/hijas de, los amigos/amigas de, … La normativa electoral de discriminación positiva por sexo tampoco ha ayudado precisamente a acabar con eso, al contrario lo ha agravado porque no premia la valía sino los atributos sexuales. Y por si fuera poco los munícipes no tienen reválida electoral hasta cuatro años después. Somos una democracia imperfecta llena de complejos.
A pesar de este panorama sombrío que he esbozado, no podemos rendirnos y debemos seguir luchando para intentar mejorar nuestra sociedad. Debemos ser verdaderos realizadores de bondad y de justicia: hombres y mujeres que se comprometan a construir un mundo más justo, más solidario, más fraterno.(1) Así que bienvenido sea el partido independiente si logra hacer realidad lo que dice y no fracasa donde otros antes han fallado. Es un difícil empeño pero merecen el beneficio de la duda hasta que demuestren lo contrario.

José Manuel de Molina Bautista

(1) Me he permitido introducir esta frase de mi pregón con los Moraos esta última Semana Santa.

Publicado por a las 7:32 pm