“Bobo”

Existe en el mundo un pájaro que desde que nace es bobo. Y como es un “pájaro”, y es “bobo”, se le suele denominar comúnmente “pájaro bobo”. Eso el vulgo vulgar, claro, porque los intelectuales, esos que forman partidos intelectuales con personas intelectuales, no le llaman “pájaro bobo”, demasiado prosaico para su coeficiente cerébrico, sino que retuercen su definición con latinajos ajenos al vulgo llamándole “espécimen de la familia Spheniscidae”, tómate allá esos nísperos.
El pájaro bobo, una de cuyas variedades (no sé si será por el grado de bobez) es el pingüino, siempre va de librea, que parece que vaya al concierto de Navidad. Expertos en psicología de la “familia Spheniscidae”, tras arduos estudios en la universidad de turno de nombre complicado y rimbombante, han llegado a determinar la evolución de la especie en los últimos cien mil años: la Naturaleza ha ido diferenciando los caracteres blancos y negros de los pingüináceos en función de su chulería y altanerismo, de modo que en la actualidad todos los pingüinos, aparte de bobos, parecen chuletas y no de cordero precisamente. Si no fuera por sus andares de tentenpié, a cada paso se darían de morros contra el suelo y se quedarían pegados a él, pero por esa misma estructura paticorta de tentenpié, caen y se levantan, caen y se levantan, caen y se levantan y así sucesivamente…

Los pingüinos son las únicas aves vivientes no voladoras adaptadas al buceo propulsado por las alas“: Como dice wikipedia, que es muy lista. Es la hostia del “tuning” de la Naturaleza. Es un volador que no vuela. Y no debería ser un buceador… pero bucea. Es decir, hace todo lo contrario de lo que debería hacer un ave. Lo único que le asemeja ya con las aves es su raíz, uséase… los huevos. Sí, el pingüino sigue poniendo huevos, porque será bobo, pero sabe que duele menos poner un huevo de vez en cuando y empollarlo a ver si sale pollo ó polla (a veces se pudren ó se los comen otras especies), que ponerse a parir con lo que eso duele… porque el pingüino será bobo, ¡pero no tonto!. Y si hay algo que no caracteriza al pingüino es precisamente su valentía.

Las patas están situadas muy atrás en el cuerpo, dificultando el desplazamiento en tierra pero actuando como timones bajo el agua“: Otra teoría es que tienen los huevos tan gordos que tienen que echar las patas hacia atrás para no pisárselos cuando están en tierra, donde son muy patosos. En otros medios, agua ó política por ejemplo, se mueven a toda pastilla, y son capaces de alcanzar velocidades de hasta 60 km/h. Osea, la hostia de veloces. Mucho más que cualquiera de las aves de otras especies que debajo del agua no dan ni clavo.

Las principales reservas de oxígeno durante estos periodos se encuentran no en forma de oxigeno pulmonar, sino que se halla captado en la musculatura“. Esta especie boba, que no bovina, es capaz de meter la cabeza bajo el agua y mientras los demás están tomando el sol en la superficie, ella es capaz de permanecer en las profundidades escondida y camuflada a la espera del momento “puñalada trapera”. Ni siquiera tiene que salir a respirar muy a menudo puesto que saca oxígeno de cualquier sitio aparte de los pulmones, lo que le facilita llegar con más facilidad al destino final que es la captura de su presa.

Su plumaje consta de tres capas“: Pues mira, en eso se diferencia mucho del papel “p´al pecho” que tengo en mi WC que es de cuatro capas, más que nada para evitar “accidentes” indeseables.

Los huevos son en general de color claro (blanco o verdoso) y todas las especies suele poner dos, a excepción del emperador que pone solo uno. Pese a lo anterior, en general solo uno de los huevos eclosiona y de hacerlo los dos, normalmente solo uno de los pichones sobrevive. El desarrollo de los pollos es acelerado, de modo que suelen estar bien desarrollados en dos o tres semanas y luego de la primera muda se independizan totalmente“: Es lo malo de loa “bicefalia” huevuda, que sólo sobrevive uno de los pollos ó pollas surgidos de los huevos. Eso sí, una vez liquidado el otro, el sobreviviente engorda como un alcalde en poco tiempo y se independiza, también como un alcalde.

Los pingüinos se comunican a través de su graznido, lo cual les permite reconocerse“: Pues eso. “Por su graznido los reconoceréis” he leído en algún sitio.

Mucha librea, mucha altanería al andar, pero nunca podrá quitarse el adjetivo que define a su especie en vulgo vulgar: bobo. Bobo de solemnidad.

Publicado por a las 3:06 pm